Entrevista a Miriam Carroza: nueva residente en Aizkora

Aizkora Tattoo se enorgullece de presentar a Miriam Carroza como su nueva tatuadora residente desde marzo de 2020.

Con casi dos décadas de trayectoria en el tatuaje en diferentes ciudades, Miriam dejó una huella imborrable en Iruña durante los 12 años en que tatuó en la ciudad. Con lo aprendido en sus viajes y su propio recorrido como artista, vuelve a la ciudad para formar parte del equipo de Aizkora.

¡Sigue leyendo para conocerla mejor y pásate por Aizkora para concertar una cita con ella!

AIZKORA TATTOO: ¿Cuándo empezaste en el tattoo y por qué?

MIRIAM CARROZA: El tattoo siempre me había parecido algo de otro planeta, un mundo muy misterioso. Cuando estaba en el instituto ya quería ser tatuadora por la curiosidad de saber cómo se podía dibujar en la piel y hacer que perdurara.

En aquellos años no había tanta información como ahora y me parecía imposible llegar a aprender esa artesanía, pero el destino me lo puso en el camino y, siendo joven  sin proyectos de futuro , cuando vi que tenia una
posibilidad me agarre a ello. Hasta ahora, que más que una profesión ha
sido para mí una forma de vida.

Empecé en el tattoo hacia el 2002, en Ibiza. Mi hermano sabía que me interesaba aprender a tatuar y dio con un local que buscaban aprendiz .

El estudio se llamaba Black box y lo regentaba Roloff, un tatuador alemán de la vieja escuela. Me presenté allí con mis dibujos a lápiz, él debió ver potencial y me aceptó como aprendiz.

Mi aprendizaje fue básicamente hacer la recepción, limpiar y observar mucho, y poco a poco me fue enseñando más materia: cómo desmontar y
montar una máquina, soldar agujas etc. Entonces empecé a engañar a amigos y conocidos para practicar en ellos, siempre con supervisión de Roloff.

AT: Desde tus inicios hasta ahora, una parte grande de tu trayectorIa transcurrió en Pamplona. ¿Qué recuerdas de esta etapa? ¿Cómo te sientes al volver a la ciudad?

MC: Pamplona es la ciudad que me dio la oportunidad de desarrollarme como tatuadora y persona . Llegué aquí sobre el 2003 y en total pasé unos 11 o 12 años tatuando en la ciudad. Ahora he decidido que ya es hora de volver y plasmar lo que he aprendido en mis viajes.

¿Cómo no volver a pamplona con lo bien que me ha tratado siempre y la buena gente que he conocido? La verdad es que Pamplona  siempre me acogió muy bien y para mí la manera de agradecérselo era esforzarme en hacer los trabajos lo mejor posible. Aún habiendo estado fuera un tiempo siempre la he llevado conmigo.

AT: ¿Ha cambiado tu forma de entender el tattoo desde que te fuiste? ¿Cómo lo definirías ahora?

MC: He tenido la suerte de estar rodeada de muy buenos profesionales de
los que directa o indirectamente he aprendido mucho.

Mi visión del tattoo ha cambiado bastante, y lo seguirá haciendo:  es
algo que esta en continuo movimiento, siempre evolucionando. En esta profesión nunca dejas de aprender a nivel artístico, y creo que es la mejor postura para verlo. Pero ¡ojo!, siempre con unas buenas bases, heredadas de nuestros antecesores en el tattoo, por ejemplo.

AT: Nos hemos fijado en que, además de referencias del tattoo clásico, también incorporas a artistas como Rousseau y otros elementos del arte folk en tus piezas. ¿Puedes explicar a quien nos lea en qué consisten estas referencias y por qué las utilizas?

MC: Cuando veo imágenes (pinturas, grabados…) de artistas que me
llaman la atención, pienso en como podría funcionar como tattoo, y
mi cerebro con defecto profesional empieza a trabajar.

Con esto me refiero a que una de mis facetas como tatuadora
más desarrolladas es la de llevarme al tattoo casi cualquier idea o imagen
limpia y sólida . Y como me gusta la pintura y demás formas artísticas, al final observando vas adquiriendo e integrando formas y colores que crees que pueden funcionar en un diseño para tattoo.

Esta es la parte más creativa para mí: beber de esa información, sintetizarla y hacerla tuya. Que funcione como una firma: que la gente vea y diga ese tattoo te lo hizo la Carroza 😉

AT: Nos hace una tremenda ilusión que te unas al equipo de Aizkora. Para ti, ¿qué es lo mejor de incorporarte al estudio?

A mi también me hace mucha ilusión. ¡No podía perder esta oportunidad de volver a Pamplona y tatuar junto al equipo de Aizkora, que me aportarán y contagiarán su entusiasmo por esta profesión.

Para mí es un estudio referente en el norte. Solo lleváis un año abiertos, pero el equipo tiene mucho potencial y se nota que queréis hacer las cosas bien. Eso me motiva y no se ve en todos los estudios:  la mayoría solo quieren fama y dinero (risas). El dinero lo necesitamos todos, pero hay muchas maneras de ganarlo, siempre con humildad y buenos
trabajos como buenos artesanos que somos.

El mundo del tatuaje cada vez se aleja mas de lo que conocí, con tantos
supermercados del tattoo, ofertas etc… Llamadme romántica, pero si encuentro cualquier hilo de esperanza me aferraré a él, y esperemos que la
gente empiece de verdad a diferenciar cual es un buen tatto, independientemente del mercado. El tattoo no es cualquier objeto de consumo, es vuestra piel y es vuestro mensaje, y nosotros estamos para
asesoraros y hacerlo lo mejor posible siempre con buenas artes .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *